martes, 15 de enero de 2013

LEGISLAN Y GOBIERNAN ASESINOS



No voy a explicar lo que de todos es sabido, aunque refrescar la memoria no viene mal. Pongamos las cosas en su lugar. Que los señores que nos gobiernan están legitimando el robo, genocidio, legislan a sus anchas, porque ganaron unas elecciones que les provocaron erecciones de poder y ahora aprueban decretos y leyes por pelotas, legitimando la mentira, es un hecho.

Engañaron a sus votantes, son encantadores de almas, almas que van asesinando lentamente y nuestra sociedad agonizante serpentea por la calles en masa, no son zombies, son ciudadanos reclamando sus derechos asesinados por una crisis que no existe.

Ellos,  esos tecnócratas, en nombre de intereses privados, todos ellos con nombres y apellidos, viviendo en un paraíso legislado a medida,  están creando un purgatorio y un infierno para esta ciudadanía, si Dante levantara la cabeza  sería consciente que en  la Tierra el paraíso tiene nombre de Botín, Rajoy, Wert, Aguirre, Aznar, Pujol, Botella, etc. en la Tierra el purgatorio pertenece a la clase media que se ha convertido en la nada y ya en el infierno, el  trabajador, sumergido en la inmundicia de los desahucios, inmigrantes, personas a las que despertar y empezar un nuevo día les supone un esfuerzo sobrehumano, un infierno lleno de suicidas, almas que ya no soportan la vida porque ya no queda nada que comer, nada que hacer y nada que amar. Para qué un cielo, si estos dioses del Averno pueden crear a su antojo, pensando que la ciudadanía no va a levantarse.

En Grecia los primeros Kalashnikov pisan la calle, aquí no tardará, aquí ya no vale ni el suicidio ni quemarse vivo a lo bonzo, aquí está emergiendo el alma republicana, el alma de los que ya no temen, porque quitándolo todo, si muero me llevo a unos cuantos por delante.

Estos señores de la muerte no son fascistas, no es cuestión ni de ideas ni de nacionalismos, sencillamente es crear un paraiso en donde asesinar y robar bajo leyes hechas a su antojo. Son señores de la muerte, ellos viven y los demás viven o mueren a golpe de decreto asesino.

La tierra es un paraíso que nos pertenece a todos, señores, ustedes morirán y serán enterrados en los libros como los mayores genocidas de la historia de España, ustedes ya han perdido y no quieren saberlo, ustedes ya han perdido y rendirán cuentas porque la verdad es la que es: son asesinos y la calle es nuestro paraíso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario