domingo, 7 de octubre de 2012

HOY ES DIA DE CIRCO




Nuevamente escribo hasta donde alcanzan mis palabras y el cabreo que lleva transcribir lo que se me antoja de absurdo.

Señores en un país en donde un ministro  hace apología de la violencia de género, donde se hace terrorismo de estado, en donde se asesina sistemáticamente la dignidad de la ciudadanía, hay circo.

No es un circo cualquiera, juegan el Barça y el Madrid, como no entiendo, pongan ustedes el orden en mi ignorancia futbolística. Lo que sí es cierto que no me representan, nacionalidades y ardides políticas me obligan a puntualizar.

Un circo necesario para los que gobiernan. Es cierto,  no son el origen de todos los males, pero son los juglares de su corte, juglares que no necesitan ni bozal ni correa porque son ciudadanos obedientes y ejemplares, pagando impuestos fuera de su país de origen y trabajando para empresas que estafan dinero a las arcas del Estado.

Sólo hablo de la liga profesional de fútbol porque es el gran circo, todos ellos vestidos cual gladiadores, los emperadores en el palco, haciendo alarde de los distintos nacionalismos, distintas Españas. No son gladiadores, son payasos de la decadencia de nuestra sociedad.

Los gladiadores son los ciudadanos que salen a la calle, con dos cojones y se enfrentan a su realidad cotidiana, realidad que esta gentuza de corbatas, puros y palcos sofocan con este circo de patadas, goles e infamias políticas.

Son los pequeños clubs, esos de barrio que hacen tareas sociales, que rescatan a los niños de las calles, les enseñan principios y sólo juegan si traen los deberes hechos, como poco.

La primera división es harina de otro costal, muchos tienden a olvidar principios y palabras, el compromiso social con sus conciudadanos. A todos ellos les lavaron el cerebro para que piensen que son diferentes y ciertamente lo son, todos ellos payasos sin maquillar, títeres del circo político y mediático, un lavado de cerebro a la ciudadanía.

No me subestimen nuevamente, soy ciudadana sin anestesiar, aunque todo esto me quema el alma, reivindico lo que soy,  un gladiador de mis tiempos, una luchadora por lo que creo, como millones de conciudadanos.

Madrid y Barça se han vendido como un emblema social, como la representación de nuestra sociedad. 

Señores:  ¡No han entendido nada! los ciudadanos, todos aquellos que salieron a la calle el 15M, 25S, 26S, todos aquellos que no salieron pero colaboraron con lo que podían, aquellos ciudadanos que desde su silencio resignado  apoyaron a todos los que salieron a la calle, sí que me representan, todos los ciudadanos de las plataformas Stop-desahucios, comedores sociales, médicos objetores, sí que me representan y no 22 payasos dándole al balón. 

Más alto y claro no puedo decirlo, este circo no me dará la enseñanza, no me dará la sanidad, no me dará el techo, ni me dará el trabajo, este circo es para ustedes, con su sordera, ceguera, este circo les pertenece a ustedes casta de castradores sociales, quédense con sus payasos. 

¡A la mierda el circo!

 Mª Carmen Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario